LECCIÓN 10:

La Ambición Sana y Efectiva

Testimonio:

Creía que no debía tener ambición como cristiano, me perdía la oportunidad de recibir bendiciones por no entender bien mi propósito de vida. Se abrieron mis ojos, Dios rompió ataduras y me liberó de una falsa humildad y mediocridad que creía era muy santa. Hoy me despierto cada día y vivo dando lo mejor de mí para alcanzar metas y ser instrumento de bendición para mi familia. Somos una familia bendecida, mis hijos ven cómo su papá es el soporte. Financieramente somos muy bendecidos por Dios y todo gracias a estos cursos. – Pedro M. –

NO TE QUEDES FUERA…

El Cupo es Limitado, Actúa YA