NUESTRO POTENCIAL REAL, COMO HIJOS DE DIOS. 

 Tomado del curso online: 

«Libera la Bendición de Dios en Tus Finanzas»